Cómo cuidar tu pecho durante la lactancia.

lactancia

Cuando tienes un bebe, una de las cosas sobre las que tienes que decidir es si quieres o no darle el pecho. En caso de que quieras, se abren una serie de dudas a las que te tienes que afrontar. Nosotras queremos aportar nuestro granito de arena y darte unos consejos para que cuides lo mejor posible tu pecho durante la lactancia.

Son muchos los cambios que se producen sobre el pecho con este proceso. Cambia de tamaño constantemente, pesa, duele, se reseca, se sufren estrías e incluso se pueden sufrir grietas en los pezones. Pero nada de esto importa con tal de vivir ese precioso y especial momento. Esto no quiere decir que no podamos aliviar o evitar algunas de estas molestias.

Consejos para cuidar el pecho durante la lactancia

– No uses jabones fuertes o productos que lleven alcohol. Estos resecan la piel y la hacen más propensa a que se agriete y se irrite.

– Usar sujetadores de lactancia y en la talla correcta. Este tipo de sujetadores están diseñados paraSujetador de lactancia dar una buena sujeción aunque se esté dando de mamar. Están fabricados con tejidos suaves que no molestan en este momento que el pecho es más sensible. Llevar tu talla correcta te evitará molestias y te ayudará hacer el día más llevadero y la lactancia más relajada. Si quieres saber más de los sujetadores de lactancia pincha aquí.

– Separar bien a tu bebé del pezón. Este es un momento delicado, pues algunos tirones pueden ser realmente dolorosos. Para facilitar el destete de tu pequeño, introduce el dedo menique en la comisura de su boca para eliminar el efecto vacío de la succión y que no haya tirones.

– Humedece tus pezones con leche al acabar de amamantar. La leche materna es un cicatrizante natural muy efectivo, además gracias a sus propiedades antibacterianas nos garantiza que todo estará perfecto para la siguiente toma. También te ayudará a que tu piel (más sensible) no se reseque.

lactancia

-Las estrías son otra de las consecuencias del cambio constante del pecho en la lactancia. Con una buena hidratación desde los primeros momentos del embarazo podemos ayudar a la reducción de éstas. Si quieres saber más sobre este tema te recomiendo éste artículo.

-Masajea tu pecho con regularidad. Esto ayudará tanto a la bajada de la leche los primeros días como a evitar obstrucciones o congestiones. Para hacerte el masaje, haz movimientos circulares alrededor de la areola. Aplica presión pero no frotes la piel para evitar irritaciones. Rodea todo el pecho haciendo este movimiento y repite en el otro. Si lo haces antes de amamantar, puede facilitar la lactancia.

Espero que estos pequeños consejos te ayuden en este momento tan delicado y especial. Si ya has pasado por ello, puedes contarnos qué te funcionó mejor en los comentarios, seguro que ayudas a muchas mamis primerizas. 🙂

Quizás te pueda gustar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.