El secreto para evitar el pecho caído

La naturaleza es sabia pero no siempre juega a nuestro favor. La gravedad y el paso de los años provocan que poco a poco se nos quede el pecho caído. El peso de las glándulas mamarias es considerable, sobre todo cuando el pecho es grande, y la ley de la gravedad y la pérdida de elasticidad de nuestra musculatura pectoral provocan que la mama vaya perdiendo firmeza. El mejor remedio está en el ejercicio y la constancia.

Flexiones

Es importante hacer flexiones pero para trabajar otras partes del cuerpo aparte de los pectorales te recomendamos las llamadas flexiones tipo press o flexiones con balón. Además pueden ser muy divertidas 😉

Aperturas

También los ejercicios abriendo y cerrando los brazos van a ayudarte a tonificar los pectorales y evitar el pecho caído. Puedes hacerlos con la ayuda de algún peso para mejorar el resultado.

Espalda

Los ejercicios de espalda que nos hagan andar con la columna recta y evitar llevar los hombros hacia delante nos van a definir mejor la silueta. No hace falta parecer una estirada pero procura no andar escaneando el suelo de la calle.

Cardio

Si lo que te gusta son los ejercicios con una alta actividad cardio ten muy en cuenta el sujetador deportivo que utilizas. El alto impacto típico de estos ejercicios puede debilitar los ligamentos de Cooper sin un buen sujetador deportivo.

Constancia

Es quizás lo más difícil. Cualquier músculo que no se trabaja tiende a debilitarse. Mantener la musculatura tensa sólo requiere constancia en los ejercicios.

Love yourself

Quizás te pueda gustar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.